Análisis de la industria corrugadora costarricense

04.06.13 Un reciente artículo escrito por Vicky Santana y Luis Ernesto SolísViernes y publicado en la revista SUMMA da cuenta de los avances y desafíos de la industria corrugadora de Costa Rica, de la que no se hallan análisis muy frecuentes, por lo que es reproducida aquí en gran parte, con los créditos correspondientes.

corru200” Hay elementos que se convierten en una necesidad, independientemente del sector productivo al que pertenezca una empresa. Uno de estos es, sin lugar a dudas, el de las cajas de cartón corrugado. Ya sea que su negocio se dedique a la producción de insumos agrícolas, alimentos procesados, herramientas o material de alta tecnología, entre otros, van a tener en común que llegan a sus destinos en cajas de cartón corrugado. Por tal razón, el sector del cartón corrugado costarricense reclama su parte del pastel.

En 2011 se produjeron 196.000 millones de metros cuadrados de cartón alrededor del mundo, según los datos de la International Corrugated Case Association (icca). Asia fue el lugar donde más cartón se produjo, con más de 90.000 millones de metros cuadrados. En América Central se fabricaron 996 millones de metros cuadrados.

Carlos Sánchez, gerente general de Corrugados Alta Vista, señala que la industria en Costa Rica tiene un desempeño muy similar al que se experimenta en otros lugares del mundo. “Es un sector con una competencia muy fuerte. El consumidor costarricense de cartón es muy exigente y es tal vez por esa característica que muchas empresas extranjeras han querido establecerse en el país y no han podido hacerlo. Es una industria de uso extensivo de tecnología y capital”, apunta.

Javier Rivera, director ejecutivo de la Asociación de Corrugadores del Caribe, Centro y Sur América (ACCCSA), determina que, por el momento, hay campo para que todas las empresas del sector puedan desarrollar sus actividades. “El mercado en Costa Rica es muy amplio. Esa característica ayuda a que haya trabajo para los varios grupos de fabricantes que existen en el país”, manifiesta.

Víctor Mesalles, presidente de Grupo Comeca, compañía dueña de Empaques Santa Ana, comenta que un factor que le ha dado impulso al sector ha sido el dinamismo que ha tenido el sector agrícola exportador. Debido al “crecimiento de las exportaciones, el sector es más competitivo y dinámico”, sostiene.

Empaques Santa Ana surgió en 1987. En ese entonces las ventas internas y externas representaban un 50% cada una. En los primeros años, las cajas fueron hechas con papel importado. Tres años después se inauguró el molino de papel, por lo que resolvieron http://comprar-ed.com involucrarse en el negocio del papel reciclado.

El negocio para Grupo Comeca fue tan exitoso, que en 1998 fundaron Empaques San Lucas, una nueva corrugadora en Guatemala. Un año después inauguraron Empaques Santo Domingo en Nicaragua, y compraron la mayoría de Carvimsa, una empresa peruana.

El gerente general de Corrugados Alta Vista apunta que uno de los mayores obstáculos que han enfrentado en los últimos años ha sido el precio del papel, pues una tonelada de ese insumo hace un año costaba alrededor de US$540, y “ahora el precio promedio ronda los US$800, aumentando sin lugar a dudas los costos de producción”. Tanto Sánchez como Mesalles manifiestan que los pedidos se producen bajo un mínimo de cajas, de lo contrario el precio para el consumidor sería muy alto.

El diseño y la integridad del producto dentro de la caja son dos factores de la mayor importancia a la hora de fabricar, señala Mesalles. “Lo primero a tomar en cuenta es proteger la integridad del producto. Hay que saber si lo que se embala es un producto agrícola, productos enlatados o empaques de vidrio, entre otras. Ya después de ese paso, viene el diseño, donde lo que se procura es ahorrar al máximo el uso de papel; para que resulte más económico”, argumenta.

Por su parte, Sánchez estipula que en el caso del sector exportador es vital para el sector del cartón saber a dónde se dirige el producto. “No se fabrica de la misma manera una caja que va para Nicaragua a una que va a Estados Unidos o Inglaterra. Se deben tomar en cuenta muchos factores, como el número de días en tránsito, la humedad que pueda haber durante el viaje y la forma en que van acomodadas las cajas, entre otros factores”, destaca.

El director ejecutivo de ACCCSA manifiesta, que al contrario de lo que muchas personas piensan, el sector del cartón corrugado es uno de los más ecológicos del mundo. “El insumo principal es el papel, el cual en gran medida proviene del reciclaje”, manifiesta. Agrega que en Costa Rica, el 90% de las cajas son fabricadas con papel reciclado.

Mesalles coincide con Rivera y señala que Empaques Santa Ana tiene a su disposición dos molinos que producen papel a partir de material reciclado. “Realmente los requisitos que se piden en la actualidad es que el papel reciclado debe cumplir con la fortaleza de un papel virgen”, sostiene”.

 Prensa MUNDOPAPELERO